Coche eléctrico: ¿por qué no?

coche eléctrico

El Ayuntamiento de Vitoria y el Ente Vasco de la Energía (EVE), en colaboración con el gestor de carga IBIL, han lanzado este otoño una campaña para potenciar el uso del vehículo eléctrico, dirigida a las empresas que formamos parte del Pacto Verde, entre ellas gabineteseis.

Todo arrancó a finales de septiembre con una jornada informativa, muy bien planteada. Todos hemos oído y leído sobre el coche eléctrico, algunos incluso habíamos tenido la suerte de probarlo antes. Pero los datos que se aportaron fueron interesantes y aclararon numerosas dudas. Sirvieron para evitar reparos, para conocer mejor el sistema de recarga, las características de los coches y para dejar claro que es un tipo de vehículo propicio para empresas que manejan flotas en entornos urbanos. Incluso hubo la oportunidad de ver in situ algunos ejemplos de coches, cedidos por concesionarios vitorianos.

En la campaña se daba la oportunidad a las empresas de probar durante una semana un vehículo. Y en gabineteseis la aprovechamos. Seguramente no cumplimos el perfil exacto que se buscaba, puesto que nuestro ámbito de influencia nos obliga a frecuentar los trayectos interurbanos. Pero la experiencia fue del todo positiva. Energía limpia, un vehículo con buenas prestaciones, silencioso y fiable, que obliga a cambiar el concepto de la movilidad que tenemos cada uno… Casi todo son ventajas.

El único pero es la autonomía. Es un coche que, por ahora, se queda justo para las necesidades de quienes viajamos en el día a San Sebastián, Bilbao o Pamplona. Hoy en día hay coches con más autonomía que el que utilizamos nosotros, un Hyundai Ioniq, y pronto la tecnología seguirá evolucionando hasta acercarse a la autonomía de los coches de combustión.

En cualquier caso, animamos a las empresas a que, cuando deban reponer sus flotas, tengan en cuenta la alternativa del vehículo eléctrico. Puede resultar más caro en el momento de compra, pero a la larga se rentabiliza. Y, si por cualquier motivo no encaja, también hay otra opción intermedia: los coches híbridos e híbridos enchufables.

La lucha contra el cambio climático es tarea de todos. Y cada uno podemos contribuir desde nuestro ámbito doméstico, o en nuestras decisiones empresariales. En este caso, el cambio a una movilidad sostenible tiene muchas ventajas. Tengámoslas en cuenta y cambiemos nuestro ‘chip’. Ganaremos todos en bienestar. Y las futuras generaciones nos lo agradecerán.

Eduardo Ortiz de Arri

Socio director gabineteseis

@EduardoArri1

Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *